jueves, 6 de julio de 2023

Viejo roble. (Por Patricia F.)


Hace unos días fuimos a almorzar con mi esposo a un lugar en el campo, donde hay varios árboles, muy bellos, pero el que resalta entre todos es un roble.

Este hermoso y viejo árbol me llamó la atención por su porte y sus coloridas hojas, lo que me llevó a sacar varias fotos que comparto en esta publicación.

También me inspiró a escribir estas palabras, espero con ellas hacerle un pequeño homenaje.






 Viejo roble. (Por Patricia F.) 

 

Como mariposas de ligeras alas 

en tonos verde, amarillo-ocre 

las hojas secas del roble 

se desprenden, van cayendo, 

y en su corto viaje a la tierra 

vuelan con un ligero y lento planeo, 

recordando a las gráciles hadas de las flores... 

Cientos de ellas en su danza final 

para convertirse en poco tiempo, 

en abono de la tierra que 

alimentará al viejo roble 

en un eterno círculo de muerte 

y eterno renacer en primavera. 

Parece que nieva el roble 

cuando se desprende de sus hojas muertas. 







Son doradas sus hojas,  

cual láminas de oro. 

Su tronco poderoso 

semeja un guerrero mitológico, 

que los fuertes vientos del sur  

no han podido derribar. 

En cuánto llega el otoño 

el viejo roble se desgrana, 

en cientos de relucientes bellotas 

duras como la grava. 

 




 (Las fotografías las tomé el sábado 1 de julio de 2023, en el aeroclub de Lobos, Provincia de Buenos Aires).

Patricia F.

Entre el râble de conejo y las setas confit. (Por Patricia F.)

  En los retos del mes de julio del blog Acervo de letras, Vade Reto, hay que crear un relato alrededor de una RECETA DE COCINA, este es mi ...