viernes, 11 de febrero de 2022

Pensamientos cuando cae la lluvia (por Patricia F.)

 Pensamientos cuando cae la lluvia (por Patricia Fulvey) 



El día frío, oscuro y gris, no parecía de verano; las copas de los árboles azotadas por el viento y el suelo húmedo por la reciente lluvia se cubrió de piñas que se desprendieron de los pinos, de ramas secas y hojas. 

El paisaje semejaba al de una película, increíblemente bello, misterioso, como si de algún rincón oculto fuera a asomar un duende o un hada, quizá un alma en pena deambulando por allí. 

Mi imaginación libremente comenzó a soltarse y miles de historias danzaron por mi mente, rápidamente busqué papel y lápiz, a tomar apuntes que a lo mejor un día serán historias, un cuento o relatos cargados de magia. 

Comenzó esa llovizna fina y mi laberinto de ideas dio rienda suelta a mis locos sueños, me perdí en el tiempo y en el espacio; si fuera pájaro buscaría refugio en la copa de esos pinos, podría convertirme en una seta venenosa y emerger entre la pinocha y las raíces. 

Si fuera un hada volaría apresurada, haciendo florecer a todas las flores silvestres del lugar, para que esta ahora copiosa lluvia las riegue. 

Esta soy yo con sus locas ideas, las que irrumpen sin pedir permiso, que llegan en un momento determinado y luego, sin avisar se van, yo las busco, las necesito, porque quiero inspirarme, escribir... pero ellas se burlan desaparecen para volver a aparecer, cuando menos lo espero. La naturaleza por sobre todas las cosas me inspira, llena mis pulmones de aire puro y mi cerebro de ideas.




 


(Estos son mis pensamientos mientras veo el día otoñal en pleno verano y después de muchos días terriblemente calurosos, un 5 de febrero 2022) 

Si te llueve el alma (Por Silvy Olivieri)

Hoy llueve en Buenos Aires. Intenté escribir un cuento original, expresivo, melancólico y único pero los dedos se congelaron sobre el teclado. Parece ser que no alcanza con el sonido de la lluvia para atraer a mis musas. Me pregunté muchas veces qué las atrae, cuál es el click mágico para que, de la nada, me broten ideas como manchas de pintura sobre un lienzo. Busco en mi memoria, releo poesías, cuentos y notas e intento recordar qué emoción me atravesaba en aquel momento. Nada es como se recuerda porque mi mirada de hoy sobre los eventos de ayer tiene los lentes de la aceptación y la nostalgia pero no de la realidad vivida. El amor único de la adolescencia no puede ser descripto con la madurez de hoy... o sí. Pero solo narraría un recuerdo. Heráclito nos decía que nadie puede bañarse dos veces en un mismo río, porque aunque aparentemente el río es el mismo no lo es y quien se baña en él, tampoco. Mis musas no vienen cuando las llamo, solo aparecen cuando las necesito. No dependen del clima ni del sonido, no esperan un click mágico ni propuestas fabulosas. Ellas esperan que mi alma quiera hablar, que mi mente quiera descansar y que mis palabras broten solas, sin tener que ir a buscarlas en la lluvia que aparece fuera de mí.

jueves, 10 de febrero de 2022

 Y vamos con los relatos jueveros. Esta vez la propuesta es de Molí de Canier. Nos desafía a buscar la BELLEZA DE LO COTIDIANO y ponerla por escrito. 

Decidí no profundizar sobre mi cotidianeidad y mejor, darles a conocer algunos aspectos de nuestra cultura que tal vez no conozcan, o si, y guardan, para mi, tanta belleza.


Lo cotidiano en nuestro Norte - (Por Rosana)


Durante las vacaciones viajé a la Quebrada de Humauaca, un maravilloso lugar, queda en nuestro Noroeste y decidí, entre las tantas fotografías que saqué, congelar estos momentos en blanco y negro.

Quebrada de Humahuaca - (Jujuy)  Argentina
Foto propia

Quebrada de Humahuaca - (Jujuy) Argentina
Foto propia


Cuando apreté la cámara, pensé: cómo será la vida de esta gente, esto que a mi me parece un lugar que se aleja años luz de mi realidad, de una realidad que a veces aborrezco. Observaba sus rostros curtidos por un sol, que, a esa altura, no conoce los inviernos ni los otoños, porque se enciende como fogata durante los trescientos cincuenta días que tarda la Tierra en pegarle la vuelta.

Para mí, que soy un ser urbano y contaminado por una tecnología que me invade; contaminada por el consumismo que por más que reniegue, me encanta, esas personas estaban en una situación desesperante. Pero no.

Imaginen despertarse y ver por la ventana la cordillera de los Andes. Sé que muchos de ustedes viven rodeados de montañas ¿Pero de qué color? Los collas, habitantes de la quebrada, encuentran el arcoíris pintado en sus paisajes, porque conocen lo que es el cerro siete colores y también, el que tiene catorce colores diferentes.

El Hornocal - Cerro de los catorce colores
Jujuy - Argentina - Imagen propia

El Hornocal - Cerro de los catorce colores - Jujuy - Argentina
Imagen propia


 Las coyas muelen maíz con utensilios de piedra, mientras cargan a sus bebes en sus espaldas curvadas y con ello, cuecen tortillas que consumen y venden a los turistas; no dejan de ver al sol y a los cerros multicolores y no se preguntan por dónde pasa el colectivo ni por qué la manifestación nos las deja llegar a tiempo al trabajo, ni los ladrones las amenazan ni las matan para sacarle las tortillas de las manos. Y esa, esa es su BELLEZA DE LO COTIDIANO. A pesar de que el señor Capitalismo llegó hasta a la Quebrada, lucen rostros diferentes  al mío, que no logra desestresarse y caminan despacito por las callejuelas empedradas, hasta llegar a sus casas de adobe. Los sombreros que llevan en la cabeza son parte de su cotidianeidad, si se los quitan puede que se les fríe el cerebro y en cuanto a ese tipo de cuidados, saben muchísimo.

Me enamoré de esos instantes, de esos amaneceres, de esa pobreza que lastima, de esa América que existe y vive cada día su propia belleza de lo cotidiano.


martes, 8 de febrero de 2022

 Hoy descubrí a "PALABRAS DE SINDEL" y decidí, unirme a su propuesta. Ella, para esta semana, pide que se escriba un texto en el que se incluya la palabra "BOCA", y esto es lo que salió.


 Realmente no logré ponerle un título, así que les propongo un juego: lo leen y ustedes me sugieren cómo titularlo. Veremos después, con qué título me decido a bautizar este escrito.
(Rosana)

Imagen extraída de la Web


Decidió salir y volver a respirar. El subte la atraía y quiso retomar sus costumbres habituales.

Todo comenzó cuando tomó la decisión de enfrentar el temor al contagio.  Fue hasta el fondo del colectivo tambaleando, pero igual tocó el timbre y bajó. El terror hizo que el taco de la sandalia se trabe con el escalón y se rompa. Rengueando llegó hasta la salida del subte “A”. El miedo no la había abandonado jamás, se esforzó lo más que pudo. La boca del subte se abría mostrándole todos los colmillos. Una fuerza desconocida la atraía hacia adentro. Conocía de memoria ese camino, pero la desesperación enceguece. Esa apertura lucía atrayente y a la vez un frío intenso le invadía las venas. Con el taco en la mano intentó evitar la hoz de la parca que la llevaba en brazos. El miedo congela y resultó ser más nocivo que el virus.


lunes, 7 de febrero de 2022

 Hola a Todos: esta es mi participación en el reto de febrero del blog de Ginebra Blonde, Varietes. Este mes es dedicado a las emociones. Les dejo el link para que puedan ir a la propuesta y ver sus bases si quieren participar: 


     Comenzaré por enumerar las emociones que utilicé en mi relato: 

Deleite, soledad, timidez, pasión, placer, deseo, amor, ternura,emoción, plenitud, libertad, pertenencia.


Los Amantes (por Susana)

     Llegaron a un paraje florecido, respiraron el aroma de las flores lavanda que había por todo el lugar. Necesitaban aquella soledad de dos, aquella intimidad que hacía tanto tiempo no tenían. Él había estado ausente por largo tiempo. Se buscaron entre miradas tímidas, unieron sus manos y recorrieron sus cuerpos con caricias apasionadas. La tomó en sus brazos y aquel beso duró eternamente.

     Placer, pasión, amor, deseo, calor. Sudor frío corriendo por sus cuerpos. Él la envolvió suavemente con su ropa, la abrigó tiernamente y la apoyó en su pecho para que descansara por un momento.

Luego, emocionado le pidió con sus besos y sus caricias, hacer el amor. Se fundieron uno en el otro hasta la plenitud de la entrega. Así, juntos, acostados en la hierba sintieron la libertad de amarse y de pertenecerse por el resto de sus días.

Imagen obtenida de la Web
"El Beso de Gustav klimt"

                                      

Recuerdo que...

  Este texto surgió de una propuesta en el taller literario que estoy haciendo: “RECUERDO QUE...” a partir de esta frase escribir un micro r...