sábado, 9 de julio de 2022

 

Hola amig@s. Motivada por la propuesta juevera de "LAZOS Y RAÍCES", me lancé sobre el teclado y descargué mi hartazgo sobre él, así que agradezco muchísimo la iniciativa, resultó altamente catártica.



Zorras, Ellas

Sigiloso y casi con ternura, todas las tardes que puedo verlo - porque sé que cuando no lo veo también concurre a la cita - se adentra el zorro a mi terreno.

Camina despacio, olfatea y hociquea cuanto ve...parece que lentamente va tocando apenas con las almohadillas de sus patas, cada piedra. Espera atento, mira hacia un costado y el otro y tiene la esperanza de que en algún rincón me haya olvidado un trozo de lo que sea. Me enternece y me deja pensativa: cualquier cosa va a venirle bien, tal cual como a las Zorras, esas que cada día, cada mañana, cada tarde, comparten conmigo el espacio laboral. ¿ Agresivo? ¿Sienten acaso que lo mío es agresivo? ¿Resulta muy directo este discurso que en realidad guarda montones de desilusiones todas amontonadas en el fondo del alma?

Zorras, las hay de todos los tonos: rubias, morochas, pelirrojas y hasta aquellas que esconden debajo del velo su color de cabello. Zorras...se agazapan, se entremezclan con la gente humilde y franca, entre  aquellos que no saben ocultar sus sentimientos, aquellos a los que nos resulta dificilísimo ocultar tanto la profunda alegría como el asco, o como el tedioso aburrimiento, o la desilusión vestida de dama.

Zorras, están ahí, al acecho, esperando que les des lo que sea: ayuda, dinero, trabajo ya planificado, una mano para controlar lo que se complica, o quedar perfectamente paradas cuando doblaste tu lomo para lograr un objetivo, pero con la excusa del trabajo en equipo debes poner su nombre, aún cuando su mejor aparición, es personificando a un fantasma.

Zorras y mediocres y debo pedir disculpas al cuadrúpedo tierno que me visita y me deja disfrutar de su pelaje camuflado,  paseando por mi tierra, en busca de algo para sus cachorros y desconoce que tal vez, se llevará mis sandalias de cuero a su madriguera...pues desconoce que son de un humano que olvidó guardarlas y no sabe distinguir entre lo suyo o mío...Zorras, ellas saben bien de quiénes son las pertenencias.

8 comentarios:

  1. Pobres animales. Los usamos para calificar lo negativo de los humanos que nos avergüenza reconocer. Buen aporte para este tema juevero. Un abrazo

    ResponderBorrar
  2. Hola Ro, excelente, está muy bien representado, y como bien decís con perdón de los pequeños e inocentes animalitos que sobreviven en la naturaleza, me refiero a las otras zorras, que en este caso representan al ámbito laboral, pero las hay en tantos espacios desde las mas altas esferas políticas hasta los mas bajos estratos sociales, todas se sirven de otros.
    Un abrazo, Patricia.

    ResponderBorrar
  3. Muchas zorras hay en la vida, y algunas nos manipulan pero mucho y mucho, ¿eh?

    Un buen texto. Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Albada, la manipulación es moneda corriente. Abrazo

      Borrar
  4. Muy buena descripción de las zorras, esas que usan rimel y perfume frances o tal vez nada de eso, pero buscan robar hasta el sueño ajeno con tal de llevarse algo. las otras las de cuatro patas son zorras finas.

    mariarosa

    ResponderBorrar
  5. Exacto, a veces nada de eso. Acá en Argentina decimos que ciertas cosas se "maman" desde casa. Abrazo

    ResponderBorrar

Etapas. (Por Patricia F.)

  Unos pensamientos que me rondan ante mi inminente cambio de década y la incertidumbre que me genera. Las fotografías son de mi autoría. Et...