martes, 17 de enero de 2023

La Inundación

 Por este lugar del Planeta, estamos en pleno verano y tenemos más tiempo para explayarnos y escribir, entonces, me decidí a participar en un desafío de escritura y este es mi primer logro de esa experiencia.


Isla Maciel - Avellaneda - Buenos Aires, Argentina. Una imagen de una inundación cualquiera


La Inundación - Por Rosana


Octubre siempre fue traicionero: por un lado hermoso, cálido, lleno de flores; mi jardín también era el más lindo, le habíamos puesto muchas  azaleas, pero  a pesar de que el sol ya se iba incrustando despacio en la piel y en las habitaciones, la sudestada podía borrar todo atisbo de felicidad, a pesar de que mi casa era la más alta del barrio.

Ya habíamos comprado todo para vender en Navidad. El galponcito estaba lleno de sidras, duraznos al natural y otros enlatados que sabíamos que iban a venderse. Así eran nuestras primaveras, siempre oliendo a esperanza de vender en Noche Buena y hacer alguna diferencia que nos permitiera ahorrar algo

Ese día las zanjas se estaban llenando un poco más que de costumbre: hay sudestada - me dijo mi marido. Llamé inmediatamente a mi madre, sabía que su casa jamás se salvaba de bañarse entera del agua del río que se iría desbordando. Me dijo que ya   estaba embalando las piezas del juego de copas para colocarlas  en los fuentones de zinc.  Ya está en el patio, me contestó. Tu papá ya subió la heladera a los cajones…está por entrar a la cocina.  Yo podía ver la escena porque la había vivido y en cierto modo sentía un alivio importante, porque esta vez sólo lo imaginaba.

Al otro día,  mi marido salió  a trabajar.  Me quede´ durmiendo. Mi hijo también dormía.

Escuché un golpe fuerte y seco en la puerta.  Puse el pie derecho en el piso y quedó sumergido por completo. El horror corrió por mi cuerpo: no estaba soñando. Bajé  el otro pie, ambos quedaron mojados al unísono. El penetrante olor a petróleo inundaba mi nariz.  Me levanté, tambaleando llegué hasta la puerta, la abrí temblando.  Agradecí a mi vecino el aviso del desastre.  Tomé a mi bebé en mis brazos y me cuesta recordar qué hice después. Giré y arrastrando los pies en el agua llegué hasta la cuna, lo levanté y  llamé  a mi madre y lloramos juntas, lloramos mucho. Sé que más tarde un bote me sacó de casa con mi hijo sobre  los hombros; recuerdo el asco que me causaba sentir esa agua sucia y  tibia cubriendo mi cuerpo hasta el cuello, mientras veía flotar en el patio nuestras ilusiones con las etiquetas flotando también, a un costado.  Los despojos que encontré a la vuelta todavía huelen a petróleo.

 


9 comentarios:

  1. Hola Rosana, es un relato que impacta. He sentido esa angustia, sumergir los pies y después el cuerpo. Verse con un bebé, además. Tremendo. Muy buen relato. Besos :D

    ResponderBorrar
  2. Un relato que describe las sensaciones que hemos sentido los que fuimos protagonistas de las inundaciones. Muy bueno.

    ResponderBorrar
  3. Un relato que no sólo sorprende, sino conduele. Terriblemente humano y doloroso, pues aquí en Colombia, en este año del fenómeno de la niña y el trastorno climático, las aguas han devastado barrios, cuando no los inundan con la pérdida de pertenencias, y la incertidumbre de quienes tienen que irse a vivir en refugios. Qué será en adelante de sus vidas. Un abrazo.
    Carlos

    ResponderBorrar
  4. Sin palabras. Fueron épocas muy duras. Recuerdo muy bien la del 89. Mucha angustia.

    ResponderBorrar
  5. No hay nada más tenebroso que los acaecidos por la metereología, nos sentimos atados e impotentes.
    Por eso hay que poner más atención al cambio climático
    ser más consecuentes.
    Una buena entrada. Besos

    ResponderBorrar
  6. Una catástrofe muy bien explicada, cuando suceden todos temblamos al ver las imágenes. Abrazos

    ResponderBorrar
  7. Realmente muy bien contado, pude sentir tu angustia, recuerdo esas tremendas inundaciones y el espantoso olor del agua contaminada.
    Me quedé pensando si fue la del año 87, muchas calles acá en Sarandí quedaron bajo agua, a mi casa llegó a las esquinas pero no subió a la calle porque era más alto, pero al otro día cuando fui a trabajar vi las huellas del desastre, las marcas en las paredes de las casas, en algunas había entrado por las ventanas y ese olor feo en todos lados.
    Tu relato es hermoso pero da tristeza recordar esos momentos.
    Un abrazo Ro.
    PATRICIA F.

    ResponderBorrar
  8. Me siento identificado con los inundados. Tu relato es impecable. Padecí varias inundacones cuando vivía en Juan B. Justo y Boyacá, en la Paternal.
    Abrazo hasta allá.

    ResponderBorrar
  9. Bellísiimo tu relato que nos pinta el dramatismo de una inundación, en primera persona. Me hizo evocar las inundaciones del Docke que tanto afectaban al colegio donde enseñábamos y que supimos padecer como docentes junto a los alumnos y sus familias .El agua que arrasa todo a su paso....Muy bien escrito!!!!!Te felicito, amiga!!!!

    ResponderBorrar

La Inundación

 Por este lugar del Planeta, estamos en pleno verano y tenemos más tiempo para explayarnos y escribir, entonces, me decidí a participar en u...